Ir al contenido principal

Entradas

Tres poemas de Archie Swanson

  NO nunca me han llamado un no-algo nunca un no-africano un no-indio o un sin-color pero esta noche en bandar lampung en medio de esta desgarbada muchedumbre todos pegados tocando las bocinas de sus motocicletas ciudad portuaria embotellada del sur de sumatra podría bien ser el único no-indonesio de la ciudad es noche de karaoke en el hotel Amalia y del mismo modo que esa gente feliz sube al escenario uno detrás de otro para cantar sus hinchadas baladas bahasa me siento levantado y recogido por su amable bienvenida y lo cierto es que no me siento para nada un no-nada perdóname perdóname hijo de majapahit pues desde aquí se llevaron a muchos de los vuestros con vuestros corazones amorosos con música y artesanía en la yema de vuestros dedos con canciones en vuestros labios y pies danzarines y os encadenamos y os llamamos no no no no os llamamos no   SULEIMÁN hola señor el viejecito diminuto ha aparecido de ninguna parte y se ha sentado en el suelo junto a mí un poco más allá bajo las pa
Entradas recientes

Poemas de Bora Cosic

  DOS POEMAS SOBRE LA TRADUCCIÓN 1 Ese taxi americano al que se subió el poeta Charles Simic junto a su hija invisible no es el mismo de la traducción de Enzensberger. La diferencia está en el tipo de tráfico en la longitud de las calles y en la gramática. Porque todo vehículo que atraviesa el Océano de la lengua lleva a bordo un pasajero nuevo con ideas nunca antes vistas. Así recibo de mi país las noticias sobre mi desaparición como tras el hundimiento de un barco. Por eso me aferro a la traducción libre gracias a la cual todavía camino vivo por Berlín.   2 En la estación Zoo llevando una bolsa ligera como un periódico busco mi compartimiento en el tren a Dresde como una bolita que busca su agujero en el flipper. Hace medio siglo los ojos de los niños en los Balcanes se regocijaban con el incendio de una ciudad. Después ocurrió el cambio como cuando una barca entrando del canal en el nivel más bajo del río descubre una nueva salida con la ayuda de un cabrestante y otros sabihondos di

Cuatro poemas de Durs Grünbein

  TETERA CON CAQUIS   Cuando por la tarde las fases del silencio se alargan más que las sombras invernales adviene la idea de la naturaleza muerta. Todo en la estancia se hace imagen; el espectador poco a poco se desvanece tras la puerta abierta. La luz gatea entre muebles y pavimentos, toca la tetera, sobre el plato hay unos caquis, como un fijador vuelve los contornos indelebles. Escribe un libro de las cosas superfluas. Los antiguos maestros japoneses pintaban en el tiempo del  nada ocurre  el ahora inanimado, tazas y biombos. Y bastaba.     ASTRONAUTA EN OCTUBRE   Estaba fuera, lejos, semanas sin gravedad, todavía extranjero entre módulos y cables. Un hámster dando vueltas en una estación espacial multimillonaria, una sola palabra le mantuvo en movimiento: misión, misión.   Ahora regresa al mundo tal y como es. Vivido, y en nada mejor que cuando lo abandonó. Un enorme vertedero para toda forma de saber, un semillero de crisis con cinco continentes, islas en un mar al que no le impo

Singular tiempo plural

  (Daniel Maia-Pinto Rodrigues) En octubre pasado salí por la noche con la cuñada de un amigo lo que me pareció sexualmente correcto.   Se trataba el espécimen de alguien bien hilvanado lo que también me pareció sexualmente correcto.   La llevé a cenar a un bonito restaurante intercambiamos unas ideas intercambiamos unas miradas simpatizamos con los puntos en común y todo marchaba bien. Yo hablaba de las castas y las tradiciones del vino que bebíamos cuando, sintiéndole el bouquet al dar un trago de gran seigneur el estafermo del líquido me entró en los pulmones, circunstancia infeliz que provocó de inmediato imponente y salpicante atragantamiento justo allí frente a su carita lo que francamente me pareció sexualmente incorrecto.   Más tarde, cuando ya tenía con cierto coste recuperado el élan fui a dar con ella una vuelta por la línea de costa.   Durante el paseo, me dijo que le estaba gustando mucho escuchar a Roxette lo que me pareció sexualmente correcto. Después abordó la política

Cuatro poemas de Gemma Gorga

  INCONTABLE   Un amor más un amor no suman dos amores (porque el amor es singular).   Un desamor más un desamor no suman dos desamores (porque el desamor es acumulativo). La resta es una operación aún más compleja.     FLOR DE BUGANVILLA DESPUÉS DEL AGUACERO   Gelatina de pétalo fresco y temblor redundante de magenta   dudando y haciéndome dudar si quizá dedos o mejor labios.     LAS VISIONES DE HILDEGARDA DE BINGEN   Hasta los cuarenta insistieron en ponerme gafas de lejos. A partir de los cuarenta insistieron en ponerme gafas de cerca. La mitad de mi vida no la vi bien. La otra mitad, tampoco. A paisajes entelarañados les sucedieron letras somnolientas: llovía entre la realidad y yo, como si siempre fuera invierno y siempre fuese norte allá.   Ahora cierro los ojos, adormilada, y me pregunto si sabré pasar de la mirada a la visión.     CÓMO SABER SI UN POEMA FUNCIONA   Imagínate una casa japonesa:   a través de las paredes de papel del poema has de poder escuchar el silencio del vec